Rendimiento

Empezar a entrenar. ¿Que me espera?

Se acerca un nuevo año y por tanto nuevos propósitos. Si eres una de las millones de personas que se proponen realizar ejercicio al comienzo de año o simplemente quieres empezar sin que importe la fecha en la que estas, esto te interesa.

Os voy a dar unos consejos muy sencillos para que no seas una se estas millones de personas que empiezan pero que abandonan al mes, ¿te suena?.

Bien, entremos en materia. Has conseguido convencerte de que esta vez si o si vas a empezar a hacer ejercicio. Estas decidido a comprometerte un numero de días a la semana para entrenar, hacer dieta, tienes la ropa, el material y todas las ganas del mundo, ¿ahora que?.

¿Necesito ayuda o no?

Ahora, mi deber es aconsejarte que te pongas en manos de un profesional para que te guíe y te lleve hacia tu objetivo lo mas efectivamente posible. Así evitaremos dar pasos en falso que lo mas probable es que nos hagan abandonar por falta de resultados. Tambien te suena verdad.

Pero imaginemos que tú no estas interesado en contratar a nadie para que te ayude, bien porque no te lo puedes permitir o simplemente porque quieres sentirte realizado planificando tus entrenamientos. Si es tu caso, ahí van algunos consejos.

Super motivado

Seguro que ahora que te has decidido, estas deseando empezar y con ganas de comerte el mundo, entrenar 5 o 6 días a la semana, hacer dieta y lo que te echen. Bien, como dicen en mi pueblo; “para el carro”.

“Tu cuerpo necesita un periodo de adaptación, los resultados no llegan de un día para otro”.

Este es a mi juicio uno de los errores mas comunes. Después de un largo tiempo de inactividad o de vida sedentaria, si comienzas con un ritmo demasiado elevado, lo mas probable es que no llegues al mes de entrenamiento y tires la toalla.

Tu cuerpo necesita un periodo de adaptación. Esto es tomarse las cosas con calma, los resultados no llegan de un día para otro. Y si es un tostón empezar poco a poco, creo que peor será que en las primeras semanas no te puedas ni mover y acabes pensando que esto no es para tí.

¿Y la dieta?

Otro de los errores que nos provoca nuestras ansias de mejorar es la dieta. A menudo se da por hecho que si empezamos a entrenar hay que dejar de comer. Si bien hay que cuidar la comida respetando una serie de pautas, muy sencillas sobre todo al principio, no hay que volverse loco reduciendo nuestra comida de manera drástica.

“Primero vamos a coger el hábito de entrenar y establecer unas rutinas diarias”.

Estamos empezando, no estamos acostumbrados a entrenar y nuestro cuerpo demanda energía para seguir trabajando y entrenando. No parece lógico quitarnos nuestra fuente de energía de golpe y porrazo, ¿verdad?. 

Primero vamos a coger el hábito de entrenar y establecer unas rutinas diarias. Ya llegarán los días en los que preocuparnos mas por la comida. Repito, esto no significa que no haya que tocar la dieta sino que no nos quitemos de comer drásticamente. 

¿Tendré agujetas?

En los mas de 30 años que llevo en el mundo del deporte, todavía no he me he encontrado con nadie que se haya salvado de este síntoma tan odiado por la mayoría.

Aún no se sabe con certeza por que aparecen. Existen varias teorías al respecto pero eso lo dejamos para otro post. Lo que si tienes que tener claro es que lo mas probable es que las tengas y mi objetivo es ayudarte a que las combatas de forma que no te impida seguir avanzando hacia tus objetivos.

“Una buena planificación te beneficiara y lo que es mas importante, te hará llegar de forma mas efectiva a tu objetivo”.

Ayer has entrenado y hoy prácticamente no te puedes mover. Te sugiero que comiences con un calentamiento progresivo. El músculo comenzara a ganar temperatura poco a poco y ese dolor ira remitiendo. Tambien debemos estirar, siempre de forma suave, queremos preparar la musculatura para el entrenamiento no trabajar la flexibilidad, eso da para otro post.

Otra forma de gestionar las agujetas la podemos encontrar en un serie de pautas:

–– Añadir en nuestro planning los días de descanso de forma correcta.

–– La crioterapia sera siempre bien recibida por nuestros músculos. La aplicación de hielo después del entreno ayuda.

–– El descanso activo ayuda a la circulación sanguínea y que no se apelmace la musculatura. Siempre se dijo que para quitar las agujetas había que hacer mas ¿no?,pues bien, apliquemos esto con conocimiento.

Conclusión

Esta vez tiene que ser la buena. Si vas a gestionar personalmente tus entrenos debes tener en cuenta estos detalles, te ayudaran. Una buena planificación te beneficiara y lo que es mas importante, te hará llegar de forma mas efectiva a tu objetivo.

Si necesitas asesoramiento para llevar un planning de entrenamiento acorde a tus necesidades y totalmente personalizado para ti, puedes ponerte en contacto conmigo, estaré encantado de trabajar contigo.

Material